Estar en La Gloria

Estar en La Gloria, eso es como nos encontramos cuando visitamos esta taberna.

Ubicada en el límite de los barrios de Malasaña y Conde Duque, zona de moda y con mucha oferta gastronómica. Allí, donde hay tanto donde elegir, os recomendamos un bar que pasa desapercibido por su fachada, pero destaca tanto con la comida como con el trato que nos hace sentir que estamos literalmente en la Gloria.

Ésta taberna es un homenaje que hace la dueña a su abuela. Tanto en el nombre, en el ambiente y en la carta (con sus recetas tradicionales).

La Gloria nos recibe con su barra, siempre con bullicio. Se respira un buenrollismo que invita a  tomarse un vermut o la primera copa de la noche. En su interior hay una zona más privada (idóneo para reuniones y celebraciones) y el amplio salón , con mesas y sillas de madera y murales de fotos vintage en blanco y negro.

Nosotros os aconsejamos cuando vayáis a probar esta acogedora taberna, que os dejéis llevar por la sensación de ir a comer a casa de la abuela.Lo primero que te crea esa sensación, es la cercanía en el trato. Las chicas te hacen sentir en casa. Te aconsejan, te ayudan y están pendientes en todo momento en lo que pudieses necesitar.

Es una carta, con raíces andaluzas, repleta de recetas tradicionales (también tienen platos más modernos como el tabule de quinoa o el tartar de salmón y aguacate). Todas ellas hechas con mimo, de sabor exquisito y con excelente materia prima. Los productos son comprados en los pequeños comercios de Conde Duque (a excepción de los flamenquines que vienen directamente de Córdoba , el atún que proviene de Barbate y los molletes de Málaga), mientras que las hortalizas y verduras proceden de su propio huerto orgánico.

Otra motivo que hace pensar que la comida es la de la abuela, es por las cantidades de los platos. Las raciones son bastante generosas, ideales para compartir. Además tienen la opción en muchos platos de medias raciones, lo que te permite degustar más variedad de la carta.

Como imaginaréis, es difícil recomendar, cuando todo es tan apetecible. Nosotros siempre elegimos compartir varios platos. De los cuales no puede faltar: el salmorejo preparado con los tomates de su huerta y aceite de oliva cordobés, rematado por jamón crujiente y huevo; los flamenquines cordobeses –lomo relleno de jamón serrano con un toque de limón-; las patatas al cabrales; las berenjenas con miel de flores; el sabroso cachopo -carne de ternera empanada con jamón y queso- y los postres caseros.

Y si hay algo tradicional en las familias españolas, es la paella del domingo. Y como ya hemos dicho que ir a La Gloria es como ir a casa de la abuela, ésta no podía faltar. Aquí preparan la paella valenciana con pollo, conejo y verduras. Cuya fama le ha hecho ganar el premio Wikipaella de Madrid 2015.

Auguramos que cuando lo conozcáis querréis repetir. Encontrar una taberna que recoja las tres bees (bueno, bonito y barato) no es fácil, y menos en un barrio de moda y mucho menos, porqué, no querremos dejar de estar literalmente en La Gloria.

Bar La Gloria
📍 Calle del Noviciado, 2 , 28015 Madrid.
📌 Metro: Noviciado y Plaza de España
⏰ De Martes a Jueves de 18,30 a 00,30.
Viernes y Sábados de 13,00 a 02,30.
Domingos de 13,00 a 18,00.
Lunes cerrado.
☎️ 910 83 14 01
💻 http://barlagloria.es/
💶 15-20 €/p.p.
🍴Te recomendamos probar las patatas al cabrales, berenjenas con miel, salmorejo, flamenquines y cachopo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s