En menos que cantan LoS GallOs (Taberna)

image1 (1)

Si hay una zona privilegiada en Madrid es la calle Jorge Juan, lugar idóneo para ver y dejarse ver, donde se esconde un estrecho callejón con mucho encanto – Calle Puigcerdà. Allí encontramos una amplia propuesta de restaurantes (que  iremos desgranando en próximas entradas), entre los cuales está La Taberna Los Gallos.

Es un restaurante que visitamos con asiduidad y que por su calidad, servicio y precio podemos y debemos recomendar. Es más, nosotros no nos cansamos de hacerlo, pues sabemos que es una apuesta segura y nunca falla.

Otro de los motivos por los que destaca es por su cuidada decoración (encargada al estudio de diseño Madrid in Love). Es un precioso local de cuatro plantas en las que el espacio está dividido en diferentes estancias. Al entrar te recibe una terraza delantera acristalada a pie de calle, con mesas bajas rodeadas de plantas, abierta en verano y aclimatada en invierno. La terraza exterior da paso a la zona de la barra, estancia muy animada con mesas altas, perfecta para tomarte unos vinos, hacer aperitivo o picotear, de carácter informal y de decoración sobria con estanterías y guiños de gallos por los rincones. La joya del local se encuentra en la última planta: el ático. Es un amplio y espectacular espacio que presume de una cubierta acristalada y enormes ventanales que dejan pasar la luz natural a raudales durante el día y que en las noches de verano se abren de par en par para permitir el paso de aire fresco. El espacio lo preside una gran barra en la zona central en la que se mezclan mesas bajas redondas y cuadradas con butacones tapizados elegantemente y suelo hidráulico.

Más allá de su espectacular decoración, lo que verdaderamente sobresale en Los Gallos es su comida basada en cocina de mercado, de corte tradicional español y elaborada con productos de calidad. En este restaurante cuidan hasta al más mínimo detalle y la mesa siempre nos recibe perfectamente vestida con un aperitivo: plato con tomate rallado y pan tostado. Pero cuidado: conviene no atiborrarse, que hay mucho bueno que probar.

La carta es extensa y sofisticada, con un gran abanico de propuestas para todos los gustos. Antes de empezar a pedir conviene tener presente que Los Gallos es un lugar perfecto para compartir, así que nuestro consejo es que dejéis las individualidades en la puerta y os animéis a disfrutar entre amigos, familia o quienquiera que sea que os acompañe. De casi todos los platos, incluidos los postres, pueden pedirse medias raciones, así que será difícil encontrar excusas para no hacerlo.

De entre las entradas sorprende descubrir las papas arrugadas con mojo picón -difíciles de encontrar en la capital-, pequeño guiño al origen canario del dueño. De entre las sugerencias, por otro lado, nos pirra la tradicional ensaladilla delux, aunque no podemos evitar lanzarnos de cabeza a los huevos con chanquetes y pimientos asados y uno de los platos estrellas del local ,el tartar de atún. El tartar de salmón con guacamole es otra opción refrescante y sabrosa.

De los mariscos y pescados no podemos dejar de probar el pulpo a la brasa, pero también conviene dejarse llevar por las recomendaciones del día. De lunes a viernes, en el turno de comida de mediodía, Los Gallos ofrece un guiso y un pescado que se ajustan a los productos de temporada y a las capturas que llegan directamente del mar.

Pero si tuviéramos que decantarnos por una parte de la carta esa seria la de las carnes. Nuestro must del local es su Milanesa de ternera; la jugosa y sabrosa Carrillera Ibérica; o las mini-hamburguesas de rabo de toro.

En sintonía con el resto de la carta, Los Gallos ofrece una gran diversidad de postres. En nuestra última visita probamos dos opciones que nos encantaron: el Flan de queso y el Bombón de Chocolate.

La carta de vinos no es muy amplia, pero sí muy variada y elegida con criterio. Vaya, que no tenemos ninguna duda de que encontraréis una propuesta capaz de satisfacer a los paladares más selectos.

En resumen, Los Gallos es un lugar ideal para celebraciones, para reuniones de trabajo o para quedar bien con compañeros, familiares o amigos. El ambiente es desenfadado y siempre podemos comer junto alguna de las caras que asoman semanalmente en el papel cuché. Situado en una ubicación privilegiada, dispone, además, de servicio de aparcacoches.

Por todo esto y más os dejamos descubrir los encantos de este lugar. Nosotros volveremos en menos que cantan Los Gallos.

Taberna Los Gallos
Horario: Todos los días de 12,00 a 01,00
Dirección: Calle de Puigcerdá, 4B. 28001 Madrid       
Tlf: 914 31 06 47
Web: http://www.tabernalosgallos.com/
Precio medio: 30 €/pp
Nuestras recomendaciones: los huevos con chanquetes y pimientos asados, el Tartar de atún, la milanesa de ternera, las mini-hamburguesas de rabo de toro.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s